Friday, February 01, 2008

Valle Nevado y Laguna Piuquenes

Año Nuevo, y al techo con la cámara. Al igual que hace exactamente un año, fotografié los fuegos artificiales del Cerro Calán desde mi techo, esta vez con la cámara que le había traído a mi papá, una Canon A720 IS. Qué gusto escuchar las cornetas, gritos, la radio, los saludos, las alarmas de auto, voces de gente, y el eco, el eco retumbante de cada explosión, recordando que Santiago no es sino una esquinita a los pies de los Andes.









Planetas, destellos, culebras, palmeras, de todo.
















Y con el tradicional final de miles de explosiones de luz blanca y ruido, mucho ruido, terminó todo. En ese momento siempre le doy la espalda al cerro, y miro hacia la Ciudad: iluminada como diva, decenas de flash por segundo la iluminan, los edificios miran mudos, a lo lejos puntos multicolores de otros fuegos.

A la noche partí a una fiesta en Chicureo. Nada del otro mundo, en absoluto. Ya de día, fue un gusto volver por el camino Juan Pablo II, de Chicureo hacia Lo Barnechea. Un cielo azul, aire fresco, verano, puro verano.

Llegué a casa, y por delante tenía un primero de enero nuevito y sin planes. Llamé a Rodrigo, y decidimos partir al techo del mundo otra vez, a la Laguna Piuquenes, pero por Valle Nevado, y no por La Parva, como la última vez.

En un posteo reciente prometí que me explayaría sobre un breve flashback sobre Valle Nevado. Pues sin más, aquí está.

Era el primero de Mayo, y mi XR125L no cumplía ni un mes en mis manos. No sé cómo nació la idea, pero decidí llevar el trípode y la nueva cámara digital que mi papá se había comprado, una Canon A85 (ya saben a dónde fue a parar esa cámara...) a alguna parte propicia para tomarle fotos a la moto. Dónde? Pues a Farellones y más allá.



Ya habían caído las primeras nieves, pero el sol las tenía a medio derretir.



Y más allá de Farellones, Valle Nevado.






Me instalé. Foto por aquí, foto por allá.









Todo eso fue a pie, dejando la moto estacionada abajo, más allá del hotel. Y qué habría más allá? Ahí nació la pregunta. Se podrá pasar en moto? Me dejarían? Que dirían las personas paseando por aquí y por allá, familias que habían subido de Santiago para hacer algo en el feriado.

Y más allá de esas montañas? (click)



Para mi, en aquel entonces, ese era el límite del mundo. "Aquí hay dragones", en otras palabras, territorio de andinistas, de gente en helicóptero. (click)






Ah, espera: éste sería un buen lugar para una foto. Y pues puse a trabajar ese trípode.



Ese fue mi avatar en motonet.cl, el primero foro al cual me metí creo, preguntando y saludando. Al tiempo me juré nunca más poner un pie en ese antro de excomulgados de la Real Academia Española y testosterófilos. Paralelamente conocí el foro Adach.cl, y me gustó mucho más el ambiente. Ahí me quedé.

Y allá abajo? Ese valle tan verde? Sería posible llegar a él?



Pues sí. Cómo se van cumpliendo las preguntas que uno se hace, no? No pasarían más de algunos días desde el presente paseo de año nuevo, antes de encontrarme nuevamente mirando ese valle, pero esta vez del otro lado. Y esta vez sí que bajé al fondo. Pero no nos adelantemos.




Rodrigo llevó su GPS. El KMZ para Google Earth se puede bajar aquí.

Lo primero que hicimos fue explorar gran parte de la planicie al sur del camino hacia Valle Nevado, precisamente donde fueron tomadas las últimas dos fotos.





Ah, antes que nada: noté cómo se habían gastado los neumáticos de Rodrigo en nuestras últimas salidas. Es increíble como las piedras hacen tiras los neumáticos.




En el desvío hacia Valle Nevado. Qué vista! (click)



(click)



Senderos habían por todas partes.









A veces había que rodear algún rodado, alguna zanja.



Segundo mirador. No éramos los únicos.



No había apuro alguno. Conversábamos y mirábamos la vista.



Hey, espera un segundo... qué es eso que se ve allá? Chicas!



Rodrigo se acercó para hacer un reconocimiento, quizás intercambiar alguna mirada lujuriosa con las chicas. Quién sabe, no? Podrían ser de un hogar estricto y religioso, y la visión de un hombre en una moto– es más, un hombre en una moto andando a campo traviesa, fuese tal expresión de libertad pura y simple que se verían impulsadas a correr detrás suyo, montarse en el asiento, y volar rugiendo hacia las montañas, con el padre corriendo detrás, agitando el puño al aire.



Como ven, la moto de Rodrigo seguía con un puesto libre. Otro día seguro que funciona!



Nos encontramos con una roca, aquella roca enorme al costado norte del camino, tan grande que se ha construido un pequeño refugio bajo ella, con paredes de piedras apiladas ordenadamente.



Se puede escalar rocas con botas de MX con punta de metal? Y no me refiero a la suela: me refiero a que la punta en sí está chapada en metal. Pues veamos:



Así que se puede, pero con cuidado, cuidado.









Subiendo ya hacia Valle Nevado, nos encontramos con este señor.



Ya en el estacionamiento. Creo que la única gente allá arriba eran unos extranjeros de lejos, y quizás unos uruguayos con mate.



Por el hotel no era posible pasar hacia las canchas de ski. Y qué hacemos entonces? Miramos ladera abajo, hacia los galpones de las máquinas de nieve. Y si hacemos un ladereo, ingresando a las canchas por el cerro mismo? Como dice Rodrigo, hagamos tresspassing!



Al final nos demoramos tanto y metimos tanto boche por el terreno difícil, que habría sido más efectivo simplemente pasar rápidamente por el acceso principal, dejando una nube de polvo detrás. Y bueh, será para la próxima.



Y quién nos iría a molestar el primero de enero? Vamos. Seguramente tenían mejores cosas que hacer.



Esa foto merece una toma ancha. (click)



Y ahí estaban las canchas.



Pero lo mejor estaba al otro lado.



En la distancia, el Cerro El Plomo, tapado por nubes. Desde la idea a Piedra Numerada y algunas conversaciones con Claudia que ese cerro lo tenía clavado entre los hemisferios del cerebro. En Santiago, haciendo trámites, subiendo por Av Apoquindo, paf, ahí estaba. La imagen que había visto tantas veces sin que tuviera nombre. Lo podré subir algún día? Uno nunca sabe. Las preguntas que uno se hace a veces se responden en el momento menos esperado, quizás años en el futuro.



No, es que estos colores simplemente no admiten descripción.



(click).







Esto sí que no lo conocía: un andarivel en la ladera este del cerro.



Otra subida, otra cumbre local, otra vista impactante. (click)



Y de allá veníamos, el hotel.



(click)



(click)



Y todo el tiempo saliéndonos del camino, haciendo subidas, bajadas, lo que encontrásemos. Sube...



Y baja.



Y éste otro también.



(click)



Más canchas. Este lugar es enorme!



Y seguimos. Hasta dónde lleva este camino?






Pues al techo del mundo.






A revisar el GPS.



El cono del Cerro Colorado allá en la distancia.



(click)



Media vuelta, y pronto llegamos a la Laguna Piuquenes.



Este fue nuestro recorrido.



Y ahora era momento de descansar, de tirarse las pelotas un rato.












Del lago se desprendía vapor, llevado por el viento:














Para las chicas. :-P



Era hora de volver. Pero antes:





Decidimos bajar por La Parva.



Rodrigo tenía apuro por llegar a la señora de las empanadas antes de que hiciera frío. Sí, allá arriba, a más de 3500 metros, hace frío en verano. Así que me di el tiempo de explorar un poco más. Me permiten algunas fotos de la moto?






(click).



Y pronto fue hora de bajar para mi también.



Ahí está La Parva.






Una vez en La Parva, coloqué los espejos y me puse los guantes de cuero.









Cada vez más lejos, era como bajar en una escalera mecánica, mirando hacia arriba. Yo estuve ahí!






Lejos, cada vez más lejos.



Me encontré con Rodrigo en el pequeño refugio en el desvío hacia Valle Nevado. "Oye, acaban de pasar unos tipos en motos grandes hace unos minutos, van de bajada. Los saludé y no me pescaron. Los alcanzamos?"

Sí, los alcanzamos. :D



Un pedido de empanadas, un jugo Watts grande, y el mágico chanchito del pebre de merkén. Qué más necesita uno en la vida?

Labels: ,



11 Comments:

Blogger Luis said...

Esta combinacion de Buenas Fotos+Aventura y un Buen uso del Idioma, me gustó; un abrazo y que Deus los proteja siempre.-
Indaiatuba-S.P.
Brasil

1:49 AM  
Blogger Rishigo said...

Una buena forma de empezar el año!!!
No me canso de decirlo...LindasFotos :-D.
Saludos!!
R.

1:01 PM  
Blogger Alicia said...

Y yo que con suerte subí el cerro San Cristóbal en bicicleta xD
Leer y ver tu blog me da depresión xD
Saludos!

1:13 PM  
Blogger eldiariodefrancisca said...

Tu blog está cada vez más bonito!

12:37 AM  
Blogger Foix Jinn said...

Wow, bueno tenerte de vuelta por estos lados :D
Fantásticas fotos!!, en verdad es hermoso para allá arriba.

Saludos!!

1:06 PM  
Blogger Catalina said...

Tus fotos estan demaciado, pero demaciado regias!!!
me mataste...
emmm tb q te robe una foto .. es q necesitaba una y no me resisti, estan demaciado buenas.
TE DEBO UNA FOTO!!
xD

12:13 AM  
Anonymous Anonymous said...

Buenas... buscando en google encontre tus fotos y comentarios... demas esta decir que estan a toda raja... solo los que han ido a estos lugares saben lo que significa estar ahi, esencia a veces imposible de capturar solo con fotos. Te hago una pregunta. He ido un par de veces desde mi casa en Santiago (ñuñoa), hasta Farellones en bicicleta, nunca he partido a una hora adecuada como para seguir subiendo hasta valle nevado, pero pretendo hacerlo ahora. Son estos caminos accesibles para alguien que quiere hacerlo en dos ruedas sin motor??? Ida y vuelta en un solo dia ? Sin riesgos a quedarse en medio de la nada???? Saludos y felicitaciones. Cristian.

2:41 PM  
Blogger durandal said...

Cristian,

Te recomiendo que veas si encuentras algún foro de ciclistas chilenos, de seguro hay, para preguntar cuánto se demora en bici.

Muchos ciclistas suben hasta Farellones, aunque nunca he visto ciclistas en el camino a Valle Nevado.

Es una ruta pesada, muy pesada, complicada por la altitud a la que te encontrarás.

Usa Google Earth para ver la ruta, el ascenso total, la elevación de cada punto y para planear tu paseo.

Si estuviera en tu lugar, intentaría llevar la bici en micro hasta la Terpel de Av. Las Condes con el camino a Farellones.

Saludos y lleva cámara.

d.

2:52 PM  
Blogger lolo said...

Realmente, nada mas que decir, Te felicito...

8:26 PM  
Blogger emanuelote said...

Cristian, se pueden hacer varias rutas de tierra desde Valle Nevado, La Parva y llegar directo a Yerba Local. Yo he hecho algunas y sigo conociendo otras. Te dejo mi correo por si quieres más información o algún track para GPS.

Saludos y muchas gracias por compartir estas imágenes, son muy motivadoras en especial cuando estoy planeando llegar a la laguna Piuquenes en bicicleta.

Les dejo una ruta, esta baja directo desde La Parva hasta Yerba Local por tierra.

http://www.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=9430631

2:03 AM  
Blogger emanuelote said...

Excelente, si se puede hacer, además hay varias rutas por tierra entre Valle Nevado, La Parva y Yerba Local
http://www.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=9430631

2:05 AM  

Post a Comment

<< Home